Pompeya, 30 de abril de 1996

Chiara Lubich, con motivo de habérsele otorgado la ciudadanía honoraria de Pompeya, traza un retrato vivo de la incidencia de María en su Obra, delineando su maternidad universal.

Chiara: Excelencia, señor alcalde, señoras y señores, hermanos y hermanas: Un agradecimiento grande por el honor que me han concedido de ser “ciudadana de Pompeya”.

Es un agradecimiento que me nace de lo más hondo del corazón, porque ser ciudadana de Pompeya me da la dulce impresión - que es una realidad – de ser parte de la ciudad de María.

Y esto para mí es un gran regalo porque, como se ha dicho en las motivaciones, María en mi persona (y añado yo: en lo que represento) ocupa, sin duda, un lugar central. Y por eso la ‘marianidad’ aquí, me parece que tiene su propio sentido.

¿Por qué? 

Permítanme que lo ilustre en pocas palabras.

Primero, porque María, después de Dios, es todo para mí y para nosotros.

De hecho, por un carisma especial que podemos definir “mariano” - que se nos confirió hace cincuenta años, originando y después desarrollando el Movimiento de los Focolares – hemos podido adquirir una comprensión profunda y, en cierto sentido, nueva de la Virgen santa, de la Madre de Dios, de modo que Ella está en el centro de nuestros pensamientos, de nuestra vida, de nuestros afectos y también de nuestros estudios.

Y tratamos de honrarla no sólo en sus extraordinarias prerrogativas (...) sino que nos esforzamos, con la ayuda de Dios, en imitarla en las distintas etapas de su vida, según nuestra condición y edad, como una niña ya completamente orientada hacia Dios, como una jovencita, como una novia, esposa, virgen, o viuda. Y nos ponemos en sus manos de modo que, también para nosotros, pueda verificarse lo que dicen algunos santos como Grignon de Montfort y Maximiliano Kolbe: una particular presencia suya en nuestra alma, de modo que todo lo que se hace, pueda ser, de alguna manera, obra suya.

Además, el Movimiento de los Focolares, del que formo y formamos parte - y éste es el segundo motivo de la ciudadanía honoraria - no es más que obra suya, de María. De hecho, nuestro Movimiento fue aprobado por la Iglesia con este nombre: “Obra de María”.

(...)

Sí, María es el modelo para nosotros, para nuestras comunidades, para la Obra entera, que se presenta como una realidad mariana, presente en todo el mundo, donde las maravillosas virtudes de Ella siguen resplandeciendo y su maternal acción se extiende a beneficio de los hombres de hoy y en primer lugar de los necesitados.

Y por esto - y llegamos a otra de las motivaciones - quien forma parte de esta Obra puede ser definido - sin mérito propio ciertamente, sino por gracia de Dios - “mujer” u “hombre” “de la paz”. 

¿De qué paz? De la más verdadera, más eficaz, más duradera, más fecunda: de la que es Jesús mismo, el Rey, el Príncipe de la paz.

Y de Jesús se trata aquí, en el mundo, “generado” espiritualmente, como diría Pablo VI. “Donde dos o tres están unidos en su nombre...”, que significa precisamente en su amor, Cristo está en medio de nosotros (cf. Mt 18, 20).

Y es a Jesús a quien el Movimiento quiere llevar a todas partes en el mundo, como hizo María.

También yo me esfuerzo cotidianamente en vivir a Jesús entre nosotros y con muchos, para que su paz, la más verdadera, esté asegurada para el mayor número de personas.

Entonces, gracias por el privilegio que me han concedido, y que María les bendiga a todos, sobre todo a quien tuvo la idea de concedérmelo.

Que María nos cobije a todos bajo su manto y siga realizando, en nuestra ciudad, tanto en el ámbito religioso como en el civil, milagros de paz, de bondad, de conversiones, de obras. 

texto

buzón de correo

Contact Icon

Agradeceríamos a aquellos que nos hagan llegar recuerdos, documentos inéditos, fotografías, etc.... para enriquecer los archivos de Chiara Lubich.
para enviármoslo en seguida

visitantes online

Hay 164 invitados y ningún miembro en línea

27 enero 2015

Lubich

Vídeo-síntesis de la ceremonia de apertura de la "Causa de beatificación y canonización" de Chiara Lubich.
Mensaje del Papa Francisco
La grabación-vídeo de toda la ceremonia 

login staff

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.