En la capital italiana una velada dedicada a la fundadora de los Focolares y a su estrecha relación con Roma de la cual se volvió ciudadana honoraria, hace veinte años. También se presentó el volumen “Conversaciones. En conexión telefónica”.

El 22 de enero es un día importante para Roma, no sólo porque se festeja el cumpleaños de Chiara Lubich, nacida en 1920 –de quien este año se celebra el centenario- sino porque el 22 de enero del 2000, en pleno Jubileo, el entonces alcalde de Roma, Francesco Rutelli, quiso otorgarle la ciudadanía honoraria. En esa ocasión Chiara recordó que el nombre de Roma, leído al revés, se lee “amor”. A partir de esto surgió su visión de una capital invadida por el amor evangélico mediante lo que entonces se llamó operación “Roma-Amor”. A partir de ese 22 de enero de 2000 la comunidad de los Focolares de Roma empezó una nueva fase de un mayor compromiso y testimonio para con la ciudad.

Veinte años después de ese evento, el 22 de enero pasado, se recordó a Chiara en una velada dedicada a ella. “Según mi parecer existe un elemento de la experiencia de Chiara que se conecta con la experiencia de San Pablo, ambos se habían vuelto ciudadanos de Roma- dijo el exalcalde Francesco Rutelli –. Chiara en varias ocasiones citó a San Pablo y este vínculo entre los dos tiene una fuerza y un simbolismo extraordinarios. Chiara a partir del 22 de enero del 2000 asumió el compromiso de dedicarse más y mejor a Roma, encarnando el amor recíproco por doquier. Qué puede ser más bello que hacer nuestras sus palabras hoy”.

A lo largo de la velada tuvo lugar también una amplia profundización en el libro “Conversaciones. En conexión telefónica”, de Michel Vandeleene, que contiene 300 pensamientos espirituales de Chiara. Son textos que ella comunicaba, conectándose periódicamente mediante una conferencia telefónica, inicialmente desde Suiza (por eso el nombre de Conexión CH), con los más importantes centros de los Focolares esparcidos en los cinco continentes; era la ocasión también para hacer partícipes a todos de los eventos y noticias de la vida del Movimiento en el mundo. “Nos encontramos frente a una especie de diario personal y comunitario en donde la experiencia de Chiara se vincula a la vida de los miembros del Movimiento –afirmó la profesora Maria Intrieri, docente de Historia de la antigua Universidad de la Calabria (Italia) – Se percibe una doble tipología: la gran historia de Chiara y de su Obra en la Iglesia y con la Iglesia por las calles del mundo, pero también emerge la micro-historia, las pequeñas experiencias, los encuentros que ella tuvo en el Centro Internacional de los Focolares, sus viajes, una carta que le llegaba de un niño. Chiara lo hacía para ser cada vez más una sola familia”.

“Nos damos cuenta de que los dos términos –conversaciones y conexión- tienen raíces profundísimas, indican el encontrarse en el mismo lugar y estar todos vinculados afirmó la profesora Cristiana Freni, docente de filosofía del lenguaje de la Universidad Salesiana-. Era esto lo que Chiara quería hacer en el lejano 1980, hacer que todos se sintieran miembros de una misma familia e instaurar vínculos profundamente ontológicos gracias a las Conexiones CH. De este modo una masa puede convertirse en pueblo”.

Michel Vandeleene subrayó la importancia del lenguaje utilizado en los pensamientos espirituales de Chiara: “el vocabulario de una persona refleja su alma, y viendo el vocabulario de Chiara se ve una persona abierta, alegre, tenazmente evangélica. También el uso que una persona hace de las palabras permite entender mucho de ella. Por ejemplo para ella la palabra dulzura se refiere a la unión con Dios o a la presencia amorosa de Dios en medio de nosotros. Compilando este índice –comentó- me impresionó la visión de Chiara del cristianismo, una religión positiva, fascinante, que no se puede no seguir”.

Finalmente, el director de televisión Marco Aleotti explicó que es la Conexión CH hoy: “Al morir Chiara nos preguntamos, ¿qué sucederá con la Conexión? Cada dos meses seguimos realizándola y cualquier persona se puede conectar a través de la Web. Los ecos que nos llegan después de la transmisión en directo –concluyó- son el testimonio de varias personas que siguen haciendo la misma experiencia de ser una única familia como en las Conexiones con Chiara”.

Lorenzo Russo